Un día en Puerto Blest Un día en Puerto Blest

Así es Puerto Blest, uno de los lugares más sorprendentes de la Patagonia

Crónica del tour a Puerto Blest, uno de los lugares que más me sorprendieron en mi viaje por la Patagonia.
No tenía a Puerto Blest en mi radar para cuando llegué a Bariloche, pero una chica que vendía tours en el hostel donde me alojaba me habló de este lugar. Aunque el tour no parecía demasiado excitante (una navegación por un lago y una caminata muy corta en el lugar) logró convencerme asegurándome que era un lugar realmente bello y quienes hacían el tour volvían encantados. Tenía razón.

Puerto Blest es, como su propio nombre indica, un puerto ubicado en la ribera oeste del Lago Nahuel Huapi, dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi, en las proximidades de Bariloche. De hecho, es uno de los lugares más populares de la Patagonia, aunque solo lo supe una vez estuve allí. Esta popularidad se debe a varias particularidades: primero, es una parada habitual dentro del famoso Cruce Andino; segundo, aquí cerca descansan los restos de Perito Francisco Pascasio Moreno, uno de los personajes clave de la historia argentina; y tercero, esta es una región de un incalculable valor natural y paisajístico, con una de las mejores muestras de lo que es la selva valdiviana.

Este ecosistema selvático frío viene dado por las intensas precipitaciones (Puerto Blest es el punto más lluvioso de toda Argentina) lo que da lugar a un bosque húmedo y verde, donde florecen árboles nativos como el Coihue, pero también enredaderas típicas de los entornos selváticos. Realmente, y aunque no seas un apasionado de la botánica, resulta fascinante visitar un lugar tan particular como este, y por eso te recomiendo incluir el tour a Puerto Blest si te quedas unos días por la zona de Bariloche.

Puntos clave de la visita

¿Qué verás? Navegarás por el lago Nahuel Huapi, pasando cerca de islote Centinela, visitarás la Cascada y lago de los Cántaros, la hostería Puerto Blest y, dependiendo del tour contratado, también el lago Frías.

¿Dónde contrato el tour? En cualquiera de las agencias de Bariloche u online (recomendable en temporada alta).

¿Dónde empieza el tour? Los barcos parten de Puerto Pañuelo, un puerto ubicado en la península Llao Llao, a 25 km al oeste de Bariloche. Algunos tours ofrecen también traslado desde el centro de la ciudad.

¿En qué época es mejor hacerla? Aunque puede hacerse todo el año, por clima y meteorología la mejor época es desde mediados de primavera hasta finales de otoño.

¿Dónde comer? En Puerto Blest el único bar y restaurante es el de la hostería. Quizás lo más práctico es llevar viandas desde Bariloche o comprarlas en Puerto Pañuelo, antes de partir.

Alojamientos recomendados. Aunque cara, la hostería de Puerto Blest tiene muy buenas valoraciones (fue reformada por completo en 2015) y es el único alojamiento disponible en Puerto Blest. En Bariloche tienes todo tipo de hoteles, hostels y campings donde pernoctar.


Puntos clave de la visita

¿Qué verás? Navegarás por el lago Nahuel Huapi, pasando cerca de islote Centinela, visitarás la Cascada de los Cántaros, la hostería Puerto Blest y, dependiendo del tour contratado, también el lago Frías.

¿Dónde contrato el tour? En cualquiera de las agencias de Bariloche u online (recomendable en temporada alta).

¿Dónde empieza el tour? Los barcos parten de Puerto Pañuelo, un puerto ubicado en la península Llao Llao, a 25 km al oeste de Bariloche. Algunos tours ofrecen también traslado desde el centro de la ciudad.

¿En qué época es mejor hacerla? Aunque puede hacerse todo el año, la mejor época es desde mediados de primavera hasta finales de otoño.

¿Dónde comer? En Puerto Blest el único bar y restaurante es el de la hostería. Quizás lo más práctico es llevar viandas desde Bariloche o comprarlas en Puerto Pañuelo, antes de partir.

Alojamientos recomendados. Aunque cara, la hostería de Puerto Blest tiene muy buenas valoraciones y (fue reformada por completo en 2015) y es el único alojamiento disponible en Puerto Blest. En Bariloche tienes todo tipo de hoteles, hostels y campings donde pernoctar.


A las 8:30 pasaba a recogerme la mini van de la agencia por la puerta del hostel para llevarme al punto de inicio de la excursión. En poco más de 30 minutos estaba en Puerto Pañuelo, donde teníamos otra media hora para comprar la entrada al Parque Nacional Nahuel Huapi (la entrada a los Parques Nacionales nunca está incluida en los tours que hagas en la Patagonia).

Una hora después partía el barco e iniciábamos una navegación de una hora por el brazo Blest del lago Nahuel Huapi, navegación que fue absolutamente preciosa, en un radiante y soleado día de primavera y con los picos de los cerros aún nevados, regalando esa maravillosa estampa primaveral del contraste con los bosques verdes y los picos blancos de la nieve. El ferry tiene espacio exterior y una planta superior al descubierto, así que tienes vía libre para fotografiar a tu gusto.

Navegación por el Nahuel Huapi
Durante la navegación, allá donde mires, el paisaje es fantástico, y en primavera aún más.

El ferry pasa muy cerca del islote Centinela; aquí es donde reposan los restos de Francisco “Perito” Moreno, padre de los parques nacionales argentinos y figura clave en la historia de Argentina. Tras una hora el ferry llega a Puerto Cántaros, un pequeño desembarcadero de donde parte una ruta a través de una plataforma escalonada de madera, primero hasta la cascada de los Cántaros, y después hasta el lago del mismo nombre. Es un trayecto corto y sencillo, pero es de constante subida, y la plataforma de madera sirve únicamente para proteger el bosque de la erosión.

Siendo absolutamente franco, la cascada no es demasiado espectacular y la vista del lago tampoco impresiona, pero el recorrido vale la pena aunque solo sea por apreciar la frondosidad y belleza de la selva valdiviana. En la ribera del lago también podrás ver un enorme alerce milenario.

A partir de aquí la agencia del tour te da a elegir y tienes dos opciones: volver al ferry, que te llevará cómodamente a Puerto Blest, o hacer este trayecto andando, a través de una rutita muy asequible que va bordeando el lago y, y de donde tienes varios puntos muy interesantes donde hacer fotografías.

Lago Nahuel Huapi desde Puerto Blest
Vista de Puerto Blest desde una de las playitas en la ruta que va bordeando el lago.

Puerto Blest y lago Frías

Una vez en Puerto Blest tienes tiempo para comer en la hostería o descansar en su entorno, donde hay un enorme prado donde puedes tumbarte a tomar el sol o a la sombra de un árbol. Si has escogido la ampliación del tour al lago Frías, al cabo de un par de horas te recogen en un bus y te llevan a otro embarcadero para navegar por este lago, conocido por el intenso color turquesa de sus aguas, el cual viene dado porque sus aguas provienen del deshielo del glaciar de Cerro Tronador.

La chica que me vendió el tour me había avisado que esta parte era la más prescindible de la excursión, así que yo no contraté la ampliación al lago Frías y preferí quedarme un par de horas más descansando y echando fotos en los alrededores de la hostería en Puerto Blest. Si dispones de más tiempo puedes ir al lago Frías caminando, pero no era mi caso.

Puerto Blest
El entorno es verdaderamente precioso. Si tienes tiempo y dinero, creo que vale la pena pasar una noche en el hotel de Puerto Blest.

Al cabo de otro par de horas nos reencontramos todos; quienes se fueron al lago Frías y quienes nos quedamos esperando en los alrededores de la hostería. Finalmente, subimos de nuevo al ferry que nos lleva de vuelta a Puerto Pañuelo, y de allí, nuevamente a Bariloche. De vuelta se me ocurrió que un fantástico plan de pareja sería aprovechar y quedarse una noche en la hostería de Puerto Blest, o también en el resort Llao Llao, a la vuelta. Apuntado queda, pues, para cuando vuelva a viajar por la Patagonia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *